¿Se ha Logrado Superar la Velocidad de la Luz?

en Espacio por

Indudablemente los postulados de  Einstein se encuentran en cada uno de los estratos de la física actual; desde los aceleradores de partículas hasta la precisión de un sistema de satélites de navegación (GPS, GLONASS o el proyecto GALILEO). También contribuyó a generar una visión del universo en donde la velocidad de la luz en el vacío es la misma para todos los observadores (tanto si estos se mueven como si no).

A pesar de que la relatividad de Einstein ha superado todas las pruebas y comprobaciones a la que ha sido sometida, esta “solo” postula un modelo teórico de los muchos que hay, como lo fue la física newtoniana. Es decir, encajan como un buen calzo a la hora de explicar ciertos fenómenos de la naturaleza, pero solo funcionan siempre y cuando no la saquen a “pasear” fuera de su radio de acción. A modo de ejemplo: en la ecuación principal que todos conocemos (E=mc2), es la propia ecuación la que pone límites a la velocidad máxima que puede alcanzar una partícula, lo que no quiere decir que en la realidad no pueda existir lo contrario a lo que formula dicha ecuación. Si jugamos con ella y ponemos en la variable “c ” una cifra que sea superior a ≈300.000 km/s, obtendríamos la raíz cuadrada de un número negativo, una cifra que matemáticamente no tienen una existencia real y por lo tanto alejada de los números reales. Auténticas chinas en el zapato de matemáticos y físicos conocidos como números imaginarios.

En Julio del 2000, una de las revistas científicas más prestigiosas del panorama científico mundial  (“Nature”) publicó una noticia sin precedentes: Lijun J. Wang y un equipo de investigación compuesto por Alexander Kuzmich y Arthur Dogariu, del Instituto de Investigación NEC en Princeton (New Jersey) consiguieron mandar pulsos de fotones a velocidades no de dos, de diez o de cien veces la velocidad de la propia luz: ¡Sino de 310 veces!

Este hombre dio con algo que literalmente mandaba la Teoría de la Relatividad de Einstein directamente a la papelera de reciclaje. Se habló bastante de ello en su momento; prensa, radio y TV se hicieron eco del evento, pero casi dos décadas después, ignoro en que habrá quedado todo esto y sobre todo, que nuevos experimentos con sus conclusiones habrán llegado, porque lo cierto es que no se ha vuelto a saber nada más de Lijun J. Wang y sus colaboradores del NEC.

«En efecto, se puede hacer que nuestros impulsos luminosos viajen a una velocidad superior a c. Esto es una propiedad especial de la luz en sí, que es diferente de un objeto conocido, como un ladrillo, ya que la luz es una onda sin masa» Lijun J. Wang en El País, 20/07/2000

Todos los días salen noticias nuevas y teorías revolucionarias en todos los campos de la ciencia, pero ante tanta vorágine de información a la que estamos siendo bombardeados constantemente, una noticia de tal calado —que en otros tiempos hubiesen sido una bomba—, pasa hoy prácticamente desapercibida.

Y es que rebasar la velocidad de la luz, parece ser una moda, ya que National Geographic también se hacía eco de varios experimentos en los que  parecía confirmarse, que los neutrinos rebasaban ya ese límite: En el 2011, miembros del proyecto OPERA (“Oscillation Project with Emulsion-tRacking Apparatus”) del CERN, comprobaron que en una distancia de 1.000 km, los neutrinos viajaron unos 20 metros más que la luz en el mismo periodo de tiempo. Este hallazgo ha sido tomado con cautela y escepticismo no solo por otros colegas del ramo, sino por los propios miembros del OPERA que según he podido leer en un conocido periódico alemán (“Die Welt“), cinco meses después de la pruebas (sin encontrar la causa definitiva de tal “anomalía”) se aventuraron a decir de que posiblemente el “error” se encontraría en la instrumentación GPS o en la fibra óptica. Claro está que sea como fuere, está muy mal visto y políticamente incorrecto el llevar la contraria al padre de la física moderna, y el propio titular del periódico alemán lo dice todo: “Physik-Gott Albert Einstein hatte wohl doch recht” (“El dios de la física Albert Einstein a pesar de todo tenía razón”).

Sin menospreciar los logros de Einstein, es inevitable que tarde o temprano alguien acabe por “cargárselo”, al igual que este lo hizo con toda la física newtoniana, y Newton a su vez con Aristóteles, porque a pesar de lo que uno pueda creer, los modelos científicos están precisamente para ser descartados por otros cada vez más avanzados, siendo este el “precio” que hay que pagar para que la ciencia y el progreso avance.

Me quedo al respecto, con las relevantes palabras de Lois Strigari, astrofísico de la universidad de Stanford que se pronunció ante las pruebas del grupo OPERA:

“Soy de la opinión de que hace mucho tiempo que las teorías actuales no facilitan respuestas completas […] Si el descubrimiento se confirma, nos encontraríamos ante la prueba de que las teorías actuales tienen que ser reformuladas […] Aunque se descubriera que la teoría de la relatividad se equivoca, no hay duda de que está muy, muy cerca de ser correcta”

Y es que, si esto se confirmara oficialmente —la existencia de partículas más rápidas que la luz— causaría tal estrago en la comunidad científica que haría tambalear los cimientos mismos de la física en lo que respecta al principio de causalidad.

 

Observable_universe_logarithmic_illustration
Concepción artística a escala logarítmica del universo observable. El caliente y denso plasma del Big Bang en el extremo del círculo, Imagen: Pablo Carlos Budassi (Unmismoobjetivo)

 

Fuentes:

Ronny Petersen Kamp
____________________________________________________________________________
De ascendencia alemana y criado en España, realizó diversos estudios relacionado con ramas técnicas como “Técnico Superior en Sistemas de Regulación y Control Automáticos” y “Técnico Superior en Sistemas de Telecomunicaciones e Informáticos”, ambos realizados en la escuela Saleciana de San Juan Bosco, Tenerife.
Después de residir y trabajar en diversas CCAA de España (Canarias, Andalucía y Baleares), en 2012 vuelve a Hamburgo, su ciudad natal, obteniendo en apenas 7 meses la titulación académica de “Oficial Electricista Orientado a las Energías y Tecnologías de Construcción” (formación que en Alemania requiere cerca de 4 años y medio). Actualmente se gana la vida como electricista, alternando esta actividad con otras como la de traductor y/o profesor de Español-Alemán. Es también un apasionado de la fotografía y el mundo del misterio, así como amante de la lengua castellana y la lectura, razón y motivo por la cual existe este humilde espacio web.

Deja un comentario

Your email address will not be published.