El misterioso Sudario de Turín: ¿Mortaja de Jesús o Falsificación? La Sangre es la Clave

en Enigmas por

Al tiempo que se han derramado ríos de sangre a lo largo de la historia, también se han derramado ríos de tinta sobre la supuesta Mortaja de Jesús, mas conocida como la Sábana Santa, Sábana de Turín o simplemente como la Síndone. En ese preciado líquido de color rojo es donde nos vamos a centrar, concretamente en las supuestas manchas de sangre que están impresas en la Síndone ya que es la clave para saber la autenticidad de la misma, es decir, si esta Sábana Santa perteneció a Jesus de Nazaret, al considerado (dentro de la fe cristiana) hijo de Dios.

Esta duda curiosamente se me presento  hace años en Mallorca, cuando estaba realizando una formación como entrenador personal dentro del mundillo del fitness. En el apartado de nutrición, estudiamos la teoría de la dieta del doctor Peter J. D´Adamo, aquella que adapta los alimentos en función del grupo sanguíneo del individuo. Recuerdo que el docente del curso, hizo un inciso en la materia que estaba impartiendo, y así por las buenas comentó que el Santo Sudario de Turín, jamás pudo haber envuelto el cuerpo de Jesús. Después de decir esto con una sonrisa de complicidad, se quedó tan pancho y dio la clase por finalizada. ¿Qué habría querido decir con eso?

1.Algo de hematología.

Este comentario sacado aparentemente fuera de contexto y de lugar quizás no lo era tanto, lo hizo a sabiendas para que indagásemos en la materia, concretamente en el tema de los grupos sanguíneos. Cuando llegué a casa me puse manos a la obra, gracias a Santa Wikipedia y a San Google, había rescatado de la memoria conocimientos que había olvidado del instituto, olvidados después de haberlos vomitado en los exámenes finales, que duda cabe. Conocimientos como que la sangre siempre tiene los mismos componentes básicos (plaquetas, plasma, glóbulos rojos y glóbulos blancos), pero que en la superficie de las células sanguíneas aparecen unas proteínas que difieren de un individuo a otro.

En base a estas proteínas catalogadas como antígenos es lo que basa el sistema sanguíneo más conocido como ABO. Consta de ocho tipos de sangre: A+, B+, AB+, O+, A-, B-, AB-, O-.

2.De vuelta con la Sábana Santa: El STURP

Bien, dejando de lado los apuntes de biología, es de conocimiento común para muchos los innumerables estudios y análisis que se han hecho sobre la Síndone. Aparte de la controvertida datación por carbono-14, también se fueron sacando a la luz mucha información al igual que mucho ruido, ya saben eso de a río revuelto, ganancia de pescadores. Algunos datos son bastantes confusos y han ido cambiando su dictamen con el paso del tiempo. Otros son puro fake para darle credibilidad al asunto, como la de un equipo respetado de científicos de la NASA que investigaron a fondo la reliquia como he podido leer por ahí, sin referencias de ningún tipo y menos de la propia NASA, que en todo caso hubiera sido curioso de haber sido cierto, ya que uno le costaría imaginarse a los de la NASA metida en estos asuntos, pero quien sabe.

Ahora bien, de toda esta maraña de información (y desinformación) el dato más importante, relevante y decisivo fue el análisis de las supuestas manchas de sangre que se hallan en el lienzo, que en este caso si fueron realizados por un grupo multidisciplinar de más de una veintena de científicos, pero ojo, no nos llevemos a engaño; en este grupito de talentos también habría que ponerlos en tela de juicio, puesto que formaron parte del STURP (Shroud of Turin Research Corporation o Proyecto de Investigación del Sudario de Turín), es decir, científicos bajo nómina del Vaticano, así que no es de extrañar que acabasen barriendo para su propia casa, que dentro del beneficio de la duda si en este caso fuera así, se habrían puesto ellos mismos la soga al cuello y vamos a ver el porqué.

STURP: científicos Raymond Rogers, Dr. John Jackson y otros examinando la Sábana Santa de Turín.

3.En la sangre está la clave.

A pesar de que uno de los colaboradores del STURP se salió fuera del tiesto (Walter McCrone, consultor independiente estadounidense en química y microscopía) al afirmar que las manchas rojas atribuidas a la sangre eran partículas diminutas de óxido de hierro, al final se dictaminó de que no se hallaron evidencias ninguna de pigmentos o colorantes en el lienzo para explicar la imagen y sus manchas de sangre. De hecho, la imagen era apenas visible a simple vista y solo identificada en el año 1898, a través del negativo de una fotografía tomada por un fotógrafo italiano llamado Secondo Pia. El grupo STURP fue incluso un paso más allá al afirmar de que la imagen impresa en la Síndone es la forma real de un “hombre crucificado… no el producto de un artista” y de que “hay huellas de ADN humano así como manchas de sangre genuinas en la tela, de las que incluso se sabe el grupo sanguíneo”: Grupo AB

Bien, por puro sentido común habría que creerlos: Si de verdad este equipo de científicos hubiera decidido barrer para casa afirmando “manchas de sangre” en vez de “pigmentos” para así dar de alguna manera autenticidad a la Sábana Santa, hubieran cogido cualquier grupo sanguíneo menos el AB. ¿Por qué?

En primer lugar el grupo AB es un grupo sanguíneo poco común entre los hebreos, apenas representa un 1% entre la población Israeli, y segundo lugar… dicho grupo sanguíneo, apareció como fruto de una mutación genética hace 1500 años, es de reciente evolución por lo tanto si hacemos cuentas, el Santo Sudario no pudo haber pertenecido a Jesús de Nazaret.

Dicho sea de paso, también hay otro Santo Sudario que se encuentra en la catedral de Oviedo, este es algo más humilde en lo que tamaño se refiere (83 cm x 53 cm) ya que estaba hecho para cubrir el rostro, pero sorprendentemente también comparte el mismo grupo sanguíneo que la Síndone de Turin, o sea AB.

4.Conclusiones.

De todas maneras y al parecer, los únicos que creen que la Sábana Santa cubrió efectivamente el cuerpo de Jesús, son los propios fieles ya que incluso la Iglesia Católica pasa del tema en el sentido de  que no adopta ninguna postura oficial al respecto, afirmando solo que se trata de un enigma para la ciencia.

Desde que las pruebas del Carbono 14 determinaran que el manto de lino no pasaba de los 700 años de antigüedad, la Iglesia se limita a afirmar que se trata de un “ícono” de la devoción cristiana.

Para finalizar y a modo de conclusión, decir que con esto no quiero quitar ni restar el misterio que envuelve a esta singular tela, quedan muchos interrogantes abiertos dignos de Expediente X que invitan a todo tipo de especulaciones y reflexiones. También, y eso es innegable, se trata de una pieza histórica que se ha desplazando de un rincón del mundo hacia otro a través de unos cuantos siglos, lo que en ese sentido no le quita ni un ápice de su autenticidad, pero indiscutiblemente desde el punto de vista de la ciencia (no de la fe) está claro y fuera de toda duda que esta síndone jamás cubrió el cuerpo de Jesús de Nazaret.

 

Fuentes adicionales:

Ronny Petersen Kamp
____________________________________________________________________________
De ascendencia alemana y criado en España, realizó diversos estudios relacionado con ramas técnicas como “Técnico Superior en Sistemas de Regulación y Control Automáticos” y “Técnico Superior en Sistemas de Telecomunicaciones e Informáticos”, ambos realizados en la escuela Saleciana de San Juan Bosco, Tenerife.
Después de residir y trabajar en diversas CCAA de España (Canarias, Andalucía y Baleares), en 2012 vuelve a Hamburgo, su ciudad natal, obteniendo en apenas 7 meses la titulación académica de “Oficial Electricista Orientado a las Energías y Tecnologías de Construcción” (formación que en Alemania requiere cerca de 4 años y medio). Actualmente se gana la vida como electricista, alternando esta actividad con otras como la de traductor y/o profesor de Español-Alemán. Es también un apasionado de la fotografía y el mundo del misterio, así como amante de la lengua castellana y la lectura, razón y motivo por la cual existe este humilde espacio web.

1 Comment

  1. Moises opina : La Biblia que es la palabra de DIOS, tiene la solución a este problema,. lo cierto es que Jesús de Nazareth, vivió, predico, murió y y resucito al tercer dia;con su sangre lavo y pago los pecados de toda la humanidad, el no merecía esa muerte horrenda, pero el se sacrifico, y gracias a ese sacrificio, nos dio la libertad, hoy podemos morir sabiendo que si morimos aceptandolo a El en nuestros corazones, tendremos vida eterna, y no conoceremos lamuerte eterna en el infierno; amigo, amiga escoje tu adonde quieres ir cuando dejes este mundo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.