¡Alemania NO es lo que era!

en Entre Paredes por

La Alemania de los 70 poco o nada tiene que ver con la Alemania de ahora. Ni el país —que ha cambiado drásticamente— ni tampoco su gente, en lo que a hábitos personales y sociales ser refiere, que se van diluyendo poco poco —como si de un azucarillo en agua con gas se tratase—, gracias a la globalización y la atómica inmigración que están sufriendo en carnes propias. Ya no veremos alemanes tomando té negro con “Schnitzel-Sauerkraut”; en vez de eso los platos más populares son los imbiss, kebabs, hamburguesas y pizzas.

Hubo un tiempo en que se creía que los alemanes eran organizados y que además podían construir excelentes coches. El caos alrededor del aeropuerto de Berlin y el escándalo de la manipulación de los gases contaminantes por el consorcio alemán Volkswagen, han puesto en tela de juicio dichas certezas.

Los alemanes son considerados puntuales y trabajadores. Pero esas cualidades hoy en día de poco les ha servido: En Alemania hay demasiados trabajadores dejándose la piel por un salario miserable.  El salario mínimo alemán es considerablemente menor que en otros países de la propia CE como Francia, Bélgica o Luxemburgo.

Esto tiene mucho que ver con la actitud: Mientras los franceses la lían parda protestando en las calles por cualquier injusticia o cagada cometida por su Gobierno —bloqueando las carreteras, huelgas generales, etc— los alemanes prefieren gruñir y quejarse por las tardes mientras ven el televisor. “El típico alemán empieza a protestar, cuando ya no le queda nada más por lo que luchar”.

Ante estos párrafos que pueden parecer ofensivos y fruto de alguien que tiene algo de bilis reprimida como se podría pensar, decir que poco tiene de mi propia autoría: es parte de un artículo que me he permitido la libertad de traducir. Dicho artículo proviene de Sahra Wagenknecht (“Wir sollten unsere Sprache besser pflegen!” en la conocida “BILD Zeitung”). Dicha mujer no es precisamente una cualquiera, sino que se trata de una conocida política alemana (de izquierdas eso sí) y miembro activo del Bundestag (Parlamento Federal Alemán).

El mencionado y controvertido artículo de Sara Wagenknecht.

 

 

Ronny Petersen Kamp
____________________________________________________________________________
De ascendencia alemana y criado en España, realizó diversos estudios relacionado con ramas técnicas como “Técnico Superior en Sistemas de Regulación y Control Automáticos” y “Técnico Superior en Sistemas de Telecomunicaciones e Informáticos”, ambos realizados en la escuela Saleciana de San Juan Bosco, Tenerife.
Después de residir y trabajar en diversas CCAA de España (Canarias, Andalucía y Baleares), en 2012 vuelve a Hamburgo, su ciudad natal, obteniendo en apenas 7 meses la titulación académica de “Oficial Electricista Orientado a las Energías y Tecnologías de Construcción” (formación que en Alemania requiere cerca de 4 años y medio). Actualmente se gana la vida como electricista, alternando esta actividad con otras como la de traductor y/o profesor de Español-Alemán. Es también un apasionado de la fotografía y el mundo del misterio, así como amante de la lengua castellana y la lectura, razón y motivo por la cual existe este humilde espacio web.

Deja un comentario

Your email address will not be published.