Los Fidget Spinners: ¿Otra Moda Absurda?

en Entre Paredes/iBlog Desde Deutschland por

Dirigiéndome a casa con el metro, después de una ajetreada jornada laboral, a punto estaba de dormirme cuando mi atención se fijó en varios chavales. Cada uno de ellos llevaba en la mano un juguete de plástico dotado de un eje central al que hacían girar compulsivamente, aparentemente sin finalidad ninguna. No es que algo así me quitase necesariamente el sueño, hace ya una semana había visto a un chaval con uno de estos artilugios, pero en estos días no paraba de ver Fidget Spinners hasta en la sopa, son plaga por lo menos aquí en Hamburgo, así que pregunté a uno de estos chavales que diablos era esa mierda y cual era su finalidad, por supuesto, con otro lenguaje y otro tono de voz, pobres chavales.

Sorprendentemente en vez de mandarme a freír chuchangas como dirían los canarios, se quedó mirando tontamente al juguete sin saber que contestarme. “Esto gira ¿No lo ves?”, me contestó uno de ellos mirándome con la misma cara de extrañeza con la que yo le estaba mirando a él. Si claro que gira, vale pero, “¿eso es todo? Macht das euch Spaß? ¿Os divierte?”, el pobre chaval se encogió de hombros y siguió girando tontamente su juguete junto a sus amigos. No insistí más, una de las madres ya me estaba mirando raro.

Tampoco tiene importancia, seguramente va a ser una moda efímera como la del Pokemon Go. Muchos chavales al parecer sienten debilidad por este tipo de tecnológicas de entretenimiento absurdas que no aportan nada util, sin embargo, personalmente siento fascinación por estas tonterías desde el punto de vista del marketing, que es para lo único que sirve realmente este tipo de productos: para hacer caja. Además si la gente se aburre y no saben que subir a Youtube, pues mira, ya tienen algo que poner y así se retroalimenta la cosa, y es que vender millones de estos cacharros, a unos 5 euracos cada uno, no es mal negocio.

En todo esto hay una historia, incluso con moraleja de fondo, que gira en torno a su creadora, una ingeniera química llamada Catherine Hettinger. Esta norteamericana de 60 años, al parecer fue la inventora de este peculiar juguete, allá por el año 1993, lo llegó incluso a patentar presentándolo a Hasbro Inc, una multinacional americana dedicada a la producción masiva de juguetes, aquella que tiene los derechos sobre el juego de mesa Monopoly o los juguetes educativos Playskool. Hasbro concertó una cita con Hettinger para conocer su invento, pero Hasbro acabó rechazando la idea. Un tiempo después, Catherine Hettinger, por problemas económicos no pudo renovar los derechos de la patente (360 $), lo cual Hasbro aprovecharía para lanzar su propia línea de Fidget Spinners.

Hettinger seguramente se habrá tirado de los pelos, cualquiera lo habría hecho, yo me habría lanzado desde un noveno piso con capa, y es que para bien o para mal, gracias a Internet y a la tan detestada globalización, cualquier negocio, empresa o idea por muy estúpida que nos parezca, si la vendemos bien la podemos llevar a cabo sin necesidad de recurrir a terceros. Si Hettinger hubiese conseguido el dinero para renovar la patente y por ejemplo mediante Crowdfounding conseguir fondos para comenzar la producción de su juguete, quizás otro gallo le hubiese cantado.

A ver si se me ocurre alguna idea chorra con la que ganar algo de pasta… ¿Alguna inspiración por ahí? 🙂

Ronny Petersen Kamp
____________________________________________________________________________
De ascendencia alemana y criado en España, realizó diversos estudios relacionado con ramas técnicas como “Técnico Superior en Sistemas de Regulación y Control Automáticos” y “Técnico Superior en Sistemas de Telecomunicaciones e Informáticos”, ambos realizados en la escuela Saleciana de San Juan Bosco, Tenerife.
Después de residir y trabajar en diversas CCAA de España (Canarias, Andalucía y Baleares), en 2012 vuelve a Hamburgo, su ciudad natal, obteniendo en apenas 7 meses la titulación académica de “Oficial Electricista Orientado a las Energías y Tecnologías de Construcción” (formación que en Alemania requiere cerca de 4 años y medio). Actualmente se gana la vida como electricista, alternando esta actividad con otras como la de traductor y/o profesor de Español-Alemán. Es también un apasionado de la fotografía y el mundo del misterio, así como amante de la lengua castellana y la lectura, razón y motivo por la cual existe este humilde espacio web.

Deja un comentario

Your email address will not be published.